Los ‘Dinosaurios Analógicos’ no sobrevivirán a la Transformación Digital

Posted on

2016.02.07Esto ya no es lo que era, ni será lo que es. La tecnología digital está en todos lados, modificado radicalmente nuestras vidas; nuestros hábitos, la manera de pensar, de comunicarse y de trabajar. La forma de hacer las cosas con la que antes se tenía éxito, ahora ya no vale; ha cambiado, sigue cambiando y seguirá cambiando (y lo hace muy rápidamente).

En este vídeo se parodia la reacción de los usuarios, ante cambios tecnológicos. Parece exagerado, pero ya sabemos que la realidad -en muchas ocasiones- supera la ficción:

No hay más remedio que adaptarse ante la apabullante evolución tecnológica y las nuevas tendencias digitales: Movilidad, Cloud, Big Data, Internet of Things, Wearables, Realidad Aumentada, Inteligencia Artificial, Robotics, Drones, 3D-Prinitng, Nanotecnología…

En un mundo global hiperconectado -en el que los intermediarios clásicos tienen cada vez menos sitio- el Cliente toma un nuevo rol mucho más relevante, interactúa mucho más allá de los límites antes conocidos y reclama niveles de atención y personalización inimaginables hasta hace poco.

Ahora es necesario gestionar mundos híbridos complejos, impredecibles y ambiguos; que evolucionan muy rápido y en los que la realidad física y la virtual se entrelazan ‘íntimamente’.

Las cadenas de valor tradicionales se alteran y nuevos modelos de negocio ‘revientan’ el mercado; con productos como servicio; con nuevas plataformas y ecosistemas; con la economía colaborativa, el crowdfunding, los flash sales, el freemium, long tail, suscripciones, peer-to-peer

Jóvenes compañías, nacidas en la nueva Era Digital (Uber, Airbnb, Spotify, Netflix, BlaBlaCar, Salesforce…), están revolucionado diferentes sectores, uno detrás de otro, y se han comido un enorme trozo del pastel que antes disfrutaban los líderes tradicionales. Se han extinguido empresas que ‘hasta hace cuatro días’ eran números uno (Kodak, Nokia, Blockbuster, Palm..). Pensemos también en qué poco tiempo han mutado radicalmente negocios como los de los bancos o las agencias de viajes.

Toda organización (independientemente del sector al que pertenezca) va a tener que realizar -en mayor o menor medida- una transformación digital en los próximos años; para así lograr diferenciarse y ser más eficiente, competitiva y rentable. La alternativa es la desaparición. La mayoría todavía no hace nada (no se dan cuenta del peligro o piensan que las amenazas están lejos), pero hay organizaciones que están alerta y ya han empezado.

La tecnología es lo que hace posible la transformación, pero no es la clave fundamental; lo más importante es el Negocio y las Personas. La transformación digital requiere un cambio cultural y es imprescindible luchar contra las resistencias y ayudar a los empleados a salir de la maldita “zona de confort”.

Hay muchos inmovilistas que -fundamentalmente por miedos o apatía- tienen nula disposición al cambio y hacen todo lo posible por sabotearlo. Son peligrosos; ya que desprestigian el proceso de transformación, ‘envenenan’ a sus compañeros, dificultan, frenan y pueden conducir al fracaso. Resulta sorprendente que incluso se muestran orgullosos de sus modelos obsoletos y -en su ignorancia- se mofan de lo nuevo y dicen que no tiene valor (y quedan en evidencia, como el fraile del vídeo).

Los líderes de la transformación digital tienen que hacer ver que ésta es necesaria y urgente, exponer los múltiples beneficios, hacer que cada persona entienda que su trabajo debe contribuir y explicar cómo. Una comunicación interna eficaz es clave para vencer las resistencias.

No olvidemos que la transformación de las empresas empieza por las transformación de las personas.

Es una pena ver que la última vez que se formaron muchos directivos y mandos intermedios se escribía con lápiz (el portaminas aún no estaba inventado :-). Muchos viven completamente ajenos a la realidad del mercado y a las ‘nuevas reglas del juego’ marcadas por la Revolución Digital. Su mundo se limita a lo que pasa entre las paredes de sus oficinas (viven off-line y sin interacción fuera de ellas).

¿Cuántos empleados creen que ya saben lo suficiente, que no necesitan mejorar, ni hacer las cosas de modo diferente, que ya se han ganado su derecho a seguir en sus puestos de trabajo? Hay que asumir que las empresas piramidales y paternalistas están en peligro de extinción. La antigüedad y la lealtad ya no aseguran estabilidad y progresión; la nueva realidad exige implicación y resultados. Los analfabetos digitales no tienen sitio. No te puedes permitir el lujo de ser un ‘tecnopléjico’ o ‘te comerán por los pies’. Tomemos nota: nos encontramos ante la primera generación que tiene que reinventarse con cincuenta años.

La economía digital no debe ser percibida como una amenaza, sino como la gran oportunidad que es. Tenemos que abrazar el cambio y currarnos las nuevas tecnologías al máximo (si no lo haces, lo que realmente estás saboteando es a ti mismo).

No es tan difícil. Vale con un poco de predisposición, interés y ganas; que -una vez que empiezas con la actitud adecuada y aceptas el cambio- enseguida disfrutas de las nuevas habilidades, las pones en práctica, consigues los primeros resultados y ¡ya lo tienes! (sigues mejorando, tu productividad ‘se dispara’, te sientes bien, lo digital te interesa, te gusta, entras en modo ‘progreso continuo’ y evitas ‘caducar’).

Insisto; estamos en plena ‘Glaciación Digital’ y el ‘Tyrannosaurus Analogicus’ se va a extinguir. Muévete y no te quedes en el Cretáceo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s