Colaboración Corporativa 2.0 (I): Social Business, personas, conocimiento e innovación

Posted on Actualizado enn

Tenemos la suerte de estar viviendo una época de grandes cambios tecnológicos, económicos, y culturales. La ‘explosión’ de la información, las Redes Sociales y los dispositivos móviles han rediseñado ‘las reglas del juego’. Nos movemos en una nueva realidad global sin barreras, mucho más competitiva y dinámica.

El nuevo escenario no permite relajarse y seguir trabajando como hemos hecho siempre, como si todo siguiera igual. Las organizaciones tienen que cambiar y adaptarse o sus ventajas competitivas dejan de serlo ‘en cuestión de minutos’.

El Social Business es una nueva forma de trabajar que integra negocio y tecnología. Está basada en un planteamiento social y se apoya en herramientas de Comunicación2.0 (redes sociales, blogs, wikis, entornos para compartir recursos on-line…). Los análisis demuestran claramente que las empresas que las utilizan son mucho más competitivas que las que no las aprovechan.

 

El Social Business tiene dos ámbitos: uno hacia dentro y otro hacia fuera de la organización. La vertiente externa está orientada a la relación con los clientes finales, a los que ahora se puede llegar de una forma más directa, personalizando el trato, impulsando la transparencia y la agilidad. Se manejan conceptos como reputación, escucha, conversación, difusión,
contenidos, valor, ventas, fidelización…

 

El segundo aspecto, el interno (en el que nos centramos en esta entrada y en sucesivas en esta misma página), se orienta
hacia los empleados de la organización; a optimizar nuestra fuerza de trabajo, reducir costes operativos, aumentar la productividad de los trabajadores, fomentar la innovación…

Estamos hablando de transformar el negocio mediante una plataforma social interna basada en las conexiones entre personas,
que permita compartir iniciativas y experiencias, impulsando la colaboración, la gestión del contenido y el conocimiento.

 

También en entornos empresariales tenemos que aprovechar la fuerza de plataformas como LinkedIn, Twitter, Facebook, WhatsApp; aplicaciones fáciles de utilizar, accesibles en todo momento y todo lugar, en las que lo importante son las personas, sus conversaciones, sus participaciones, sus colaboraciones; el aprendizaje.

 

El conocimiento útil -el que marca la diferencia-, ya no está oculto o fuera de nuestro alcance. Con estas herramientas es fácil y rápido conseguir información más detallada, más enfocada y basada en experiencias. Podemos conseguir diferentes puntos de vista, nuevas ideas y una visión clara de los últimos avances (esencial en un mundo que ‘se mueve a toda velocidad’). Todo ello nos permite tomar las decisiones con las que obtener mejores resultados (y tomarlas más deprisa).

 

Con el nuevo modelo cambia nuestro día a día, se mejora el rendimiento y se disfruta de una nueva forma de trabajar, muy
sencilla, agradable y eficiente. Ahora ya no necesitamos dedicar más tiempo a recopilar información que a procesarla, lo que hace más fácil producir nuevas ideas e innovar.

 

Estos aspectos son especialmente relevantes en grandes compañías. En una corporación de ámbito internacional, compañeros en otros países se han enfrentado antes a las mismas cuestiones que nosotros y no podemos perder la oportunidad de aprender de sus experiencias, sus aciertos y sus errores.

 

El nuevo planteamiento social permite evolucionar desde el ‘tradicional’ modelo del correo electrónico; ese del que tanto se
abusa, ese que es tan ineficiente, ese que consume tanto tiempo, ese con el que los tiempos de respuesta son tantas veces desesperantes.

Tenemos que liberarnos de ‘la esclavitud’ de la cuentas de email y evitar los errores y retrasos asociados a las mismas (fallos
por utilizar versiones desactualizadas de documentos que circulan por correo, asuntos importantes perdidos ‘en la maraña’ de una bandeja de entrada ‘colapsada’ con información no relevante, personas calve desinformadas por no
estar entre los destinatarios…).

No nos podemos permitir que un especialista responda por correo a la misma pregunta cincuenta veces al mes. Hay que
publicar la respuesta de modo que sea accesible para la comunidad, para que todos se beneficien, sin malgastar el tiempo del que lo sabe.

La gestión de la información y las interacciones entre los profesionales mejoran con la herramientas sociales, el conocimiento y
la información valiosa se difunden con más calidad, con opiniones más diversas, llegan a más personas y más rápido…

 

Ahora podemos acceder fácilmente a los especialistas, a la experiencia y al conocimiento puesto al día, para que
contribuyan al éxito de las iniciativas que llevemos a cabo.

 

De acuerdo con el ”IBMCEO Study 2012”, el 75% de los Directores Generales tienen como objetivo crear nuevas culturas colaborativas, fomentando la innovación, a través de la tecnología. El estudio también apunta que a los CEOs el papel tecnológico ya les parece incluso más relevante que el capital humano y que los factores de mercado.

 

Los CIOs tienen que innovar utilizando las nuevas tecnologías sociales. La evolución es imprescindible y no podemos
descuidar la vertiente interna del Social Business; al igual que el IT tiene que estar muy cerca de las áreas enfocadas al exterior (marketing, comercial, atención al cliente..), sus gestores han de estar muy próximos también a los clientes internos en la compañía: el departamento de recursos humanos, comunicación interna, operaciones…

Si queremos ser sociales a nivel externo, tenemos que serlo a nivel interno (es evidente que ‘dentro de casa’ no podemos
seguir trabajando como hace diez años).

 

Los tiempos que corren exigen una transformación cultural de las compañías, y el Social Business es un parte esencial de dicha transformación. Abramos la empresa a la innovación y la colaboración con herramientas tecnológicas. No desaprovechemos la oportunidad para transformar al estructura de la organización, hagámosla más plana y más centrada en los Clientes.

 

Según datos de ForresterResearch, el negocio mundial de software para crear y gestionar redes sociales corporativas crecerá un 61% anual, hasta facturar 6.400 millones de dólares en 2016.

El Informe de la “Encuesta Global” de McKinsey ya decía en 2011 que “las compañías que utilizan soluciones de colaboración intensivamente logran mayor cuota de mercado y márgenes más altos”.

¿Alguien lo necesita más claro? No despreciemos ni subvaloremos el poder de estas plataformas, cuyas posibilidades mejoran cada día. Aprovechémoslas, disfrutemos de una cultura de colaboración e innovación.

 

Tenemos que cambiar y vivir más enfocados a la cooperación (recuerda que si te guardas el conocimiento estás ‘estafando’ a tu empresa).

O ‘te subes al carro’ de las nuevas herramientas sociales -tanto dentro como fuera de tu organización- o te quedas obsoleto (enseguida ‘caducas’, ‘hueles a rancio’, no eres productivo…). Con la realidad global tan competitiva que tenemos, no nos podemos permitir ‘estar fuera de juego’ (del ‘juego 2.0’).

 

Entradas relacionadas:

Colaboración Corporativa 2.0 (II): Características y componentes de las herramientas sociales empresariales

Colaboración Corporativa 2.0 (III): Cambiemos la cultura y seamos más competitivos

 

4 comentarios sobre “Colaboración Corporativa 2.0 (I): Social Business, personas, conocimiento e innovación

    […] empieza a ser progresivamente sustituido por Herramientas Corporativas 2.0 (la penetración del Social Business puede ser lenta, pero es claramente imparable). Sin embrago, es indudable que el email es aún una […]

    Me gusta

    Antonio Martín Alonso escribió:
    26/12/2015 en 12:20

    […] empieza a ser progresivamente sustituido por Herramientas Corporativas 2.0 (la penetración del Social Business puede ser lenta, pero es claramente imparable). Sin embrago, es indudable que el email es aún una […]

    Me gusta

    […] empieza a ser progresivamente sustituido por Herramientas Corporativas 2.0 (la penetración del Social Business puede ser lenta, pero es claramente imparable). Sin embrago, es indudable que el email es aún […]

    Me gusta

    […] relacionadas: Colaboración Corporativa 2.0 (I): Social Business, personas, conocimiento e innovación Colaboración Corporativa 2.0 (II): Características y componentes de las herramientas sociales […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s