Cloud Computing: Los servicios tecnológicos están mutando

Posted on Actualizado enn

Cada vez se habla más del Cloud Computing; tenemos ‘nubes hasta en la sopa’. Igual ocurre con otras tendencias tecnológicas recientes, como la Web 2.0, que se basan en la confianza en Internet; son ‘lo más cool’.
Pero tengamos claro que el ‘fenómeno Cloud’ va mucho más allá de una moda pasajera; supone un nuevo paradigma que revoluciona la forma en la que se prestan los servicios tecnológicos.

El Cloud Computing es un nuevo modelo de consumo de IT, como un servicio. Lo que antes hacíamos en los ordenadores y servidores de la empresa, se ejecuta ahora en la infraestructura de proveedores de servicios remotos; a los que accedemos a través de Internet, usando un navegador web (el software y los datos se almacenan en los servidores del suministrador de servicios Cloud).

Que la tecnología esté ‘por la nubes’ no quiere decir que sea cara, todo lo contrario; servida de acuerdo con la propuesta Cloud es mucho más barata.
El modelo de precios, basado en consumos, se asemeja al de las tarifas eléctricas, no se facturan los periodos de apagado y sólo se paga cuando se usan los servicios, lo que los hace tremendamente flexibles y permite que se adapten perfectamente a nuestras necesidades (los recursos aumentan o disminuyen, para ajustarse a la demanda real, de forma instantánea y transparente). Se acabaron los problemas que teníamos para dimensionar adecuadamente nuestras infraestructuras; ya no tenemos que determinar picos de actividad y dejar márgenes de seguridad. Podemos olvidarnos de la infrautilización y de los problemas operativos debidos a una insuficiente capacidad.

Trabajar con entornos en ‘modo nube’ no requiere inversión inicial. No hay que comprar nada (productos, instalaciones, hardware, operación, mantenimiento, energía, licencias,… los pone el proveedor). Se pasan partidas de inversión a partidas de consumo, y hablamos de Capex y no de Opex (con lo que podemos incluso llegar a afirmar que el ROI es infinito, ya que no hace falta invertir).

El nuevo modelo es más simple y cómodo para los que lo contratan. El proveedor se responsabiliza de la instalación, configuración, mantenimiento… (para él es más eficiente, usando economías de escala), con lo que no nos hace falta tener áreas de especialistas en la empresa. Podemos acceder a los servicios sin ser expertos en la gestión de los recursos que se usan, ya que el proveedor lo hace por nosotros.

El 70% de la inversión en IT de las empresas se dedica a gestionar la tecnología ya existente. Estamos gastando mucho dinero en mantener la infraestructura, desatendiendo las necesidades del Negocio. Tenemos que aprovechar las oportunidades para reducir costes, haciendo posibles nuevos proyectos. Podemos afirmar que el Cloud Computing promueve la innovación, ya que libera presupuesto para otras iniciativas (se pueden dedicar los ahorros a buscar otras formas de crear valor para el Negocio desde la tecnología).

Una ventaja esencial que aporta el nuevo modelo es el hecho de que el time-to-market se queda ‘en nada’. Gracias a un sistema de auto-provisión a través de un portal web, podemos disfrutar del servicio y ponernos a trabajar de forma prácticamente instantánea. Olvidemos el engorroso y lento proceso de aprovisionamiento; ahora soy más rápido que la competencia (tardo minutos en obtener los recursos, y no semanas o meses).

El servicio está siempre a la última. Las subidas de versión, actualizaciones y parcheados no las realiza el Cliente; que se beneficia automáticamente de nuevas funcionalidades, mejoras de rendimiento y de seguridad… sin emplear esfuerzo ni dinero (lo hace el proveedor, evitándonos muchos dolores de cabeza y sin que tengamos que asignar presupuesto).

El servicio está disponible en todo momento y en todo lugar. Podemos acceder a él desde cualquier aparato conectado a Internet, y tenemos los datos perfectamente sincronizados en los diferentes dispositivos móviles (ya no es imprescindible estar ‘pinchado’ a la red local de la empresa, ni forzosamente con el ordenador en el que está instalado el correspondiente cliente).

Esto ha cambiado a mejor. Estamos acostumbrados a entornos tradicionales en los que diseñas la arquitectura técnica, compras software y hardware, esperas a que llegue, encuentras espacio en tu Centro de Datos, lo montas, ejecutas un plan de implantación o migración, preparas un entorno de pruebas y desarrollo; configuras los servidores, las bases de datos, las redes… En un entono Cloud simplemente te conectas y te pones a trabajar.

Los gestores de la tecnología de la empresas están atentos (el 86% de los responsables IT europeos cree que el Cloud es el futuro). Ha llegado un modelo con menores costes, sin inversión, basado en pago por consumos, que no necesita técnicos especialistas… que nos permite ser más competitivos

Se publicarán más entradas en esta misma página, para analizar este fenómeno; sus características, los beneficios, las limitaciones, los riesgos y resistencias, sus diferentes modelos de gestión, los servicios susceptibles de prestarse ‘en la nube’, los proveedores, el proceso de transformación para la adopción, la situación en Pymes y en Grandes Corporaciones… el tema ‘da para largo’. “¡Relax, no dudes… súbete hasta las nubes!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s